martes, 24 de junio de 2008

The Happening

Con la película The Sixth Sense, el director M. Night Shyamalan logró el estrellato de forma instantánea. Es una cinta bien hecha, pero sus fanáticos, casi dementes religiosos, defienden su opera prima como si fuera un dogma estar obligado a pensar de que se trata de una obra maestra. La verdad es que Shyamalan es un cineasta sobrevalorado cuyo único mérito ha sido lograr la mejor adaptación personal de un texto literario: me refiero al cuento ignorado del autor francés Jehanne Jean-Charles, Una niña perversa. Que los adeptos de Shyamalan no sean personas leídas, es otro asunto.


A pesar de que soy consciente de la falsa aura de genialidad que le han colgado a este director, no creo que su filmografía sea del todo floja. Sobre The Sixth Sense, prefiero The Village y Signs por encima de la cursi Unbreakable. The Happening, el nuevo y publicitado film de Shyamalan es una auténtica oda a la estupidez. Bajo la patética apariencia de querer ser un supuesto homenaje a la afamada y superior The Birds de don Alfred “Carnicero” Hitchcock, la nueva producción del “prodigio” de Hollywood nos muestra una ridícula trama que gira entorno a la repentina venganza de los vegetales, no de los tomates únicamente.


Los árboles y demás flora comienzan a transportar por el aire una esencia química que altera el cerebro humano con el fin de desactivar el por millones de años adquirido y refinado sentido de la supervivencia, hija del otro poderoso Dios del sentido común. Con semejante sofisma comienzan a registrarse innumerables casos de suicidios. No sé qué será más ridículo, si las bromas saporíferas que a cada momento irrumpen a escena, la relación inexpresiva entre los dos protagonistas o la premisa que los engloba. Uno nunca sabe cuándo comenzarán a actuar esos dos monos. También esperamos una mínima coherencia en la explicación del misterioso proceder de la naturaleza, aunque muchos dirán que esto se matiza gracias al insuficiente discurso de las abejas que da el profesor-héroe.


Resulta forzado el desenlace de la película. Injustificada también la aparición de la anciana rabiosa de la parte final. Muy superflua y fría la historia de amor que aflora como un efugio del director para dotar de profundidad psicológica a ese par de bodrios acartonados. Historia mala que recuerda con habilidad a esas películas que pasan directamente a la televisión y en donde participan actores desconocidos. En una palabra: un desastre. En algunos momentos parece que el mismo Shyamalan se divierte con sus ideas tan absurdas. De esta manera sólo le encuentro justificación a un largometraje tan pobre. Y el error es tan evidente, que uno se siente estafado. En su afán de querer respetar la verosimilitud, The Happening muestra su total falta de orden para alcanzar tal efecto. Entre más avanza la historia, el espectador nota con claridad que el esfuerzo por ser creíble delata la inutilidad misma de este film tan innecesario.

0 reacciones:

Publicar un comentario

Aceptamos las críticas constructivas y destructivas, pero no aceptamos comentarios anónimos y normalmente los eliminamos. Con escribir su nombre al final de su nota basta. Que tenga un buen día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...