miércoles, 7 de mayo de 2008

Notas antiguas de poéticas (parte 1)

*Juan Alfonso de Baena en su Cancionero de Baena de 1445 escribe que el poeta debe estar enamorado o fingir enamoramiento para poder escribir poesía. Es uno de los primeros en difundir la antigua doctrina de la “gracia infusa” que establece el origen divino de la poesía a inspiración directa de Dios en las palabras del poeta. También apunta que la poética es ciencia de “gayas ciencias” porque engloba a todas las disciplinas.


*En 1449 el Marqués de Santillana en Prohemio al Condestable de Portugal suscribe que la utilidad moral justifica la existencia de la ficción artística. Cita el testimonio de San Isidoro de que Moisés fue el primer poeta al cantar en versos la venida del Mesías. Recibe la influencia de la teoría divinizante de Cicerón, Petrarca y Boccaccio, quienes creen que la poesía tiene origen celestial. Santillana enfatiza que hay tres estilos: el sublime (usa la lengua docta, griego o latín), el mediocre (lengua vulgar) y el ínfimo (poesía popular).


*Hernán Núñez es el primer escritor español que habla sobre otro poeta; el Brocense y Herrera harán lo mismo con la poesía de Garcilaso. En su libro Glosa sobre las trescientas del famoso poeta Juan de Mena (1490) insiste en que la poesía tiene un poder civilizador. Se apoya en Estrabón, el cual anunciaba que la poesía enseña buenas costumbres.


*Juan del Encina en 1496 escribe Arte de poesía castellana para alentar al príncipe don Juan a que escriba poesía. Hay en su libro un impulso nacionalista muy fuerte. No es casual que adopte citas del famoso y chufa Antonio de Lebrija para construir su alabanza en torno a la lengua vernácula. Además de ello, Juan del Encina muestra su preferencia por Dante y Petrarca por encima de Virgilio; se apega a Quintiliano y relega a Cicerón.


*Enemigos de la poesía: Tomás de Torquemada, Tostado, Savonarola, el Concilio de Trento, Cornelius Agrippa, Grosson y Prynne. En Retablo de la vida de Cristo de 1505, Juan de Padilla escribe: “Como la vida de Cristo se debe escribir simple y devotamente sin los altos estilos de los oradores y vanos poetas, los cuales ponen más oscuridad que declaración, y error más que provecho”.


*1541, prólogo del libro de Alvar Gómez, Teológica descripción de los misterios sagrados: para Alejo de Venegas la poesía está fundada en la razón. No sólo eso: Adán es el primer poeta y por tanto ésta es la disciplina más antigua y prestigiosa. En 1553, en el prólogo a la traducción de El Momo de León Baptista Alberti, escribe que “los poetas son Santos”. Son palabras tomadas de Ennio y que se volverán famosas en el Siglo de Oro español.


*Los comentarios de Herrera a la poesía de Gracilaso, publicados en 1580, marcan un cambio de rumbo en la teoría poética. A diferencia de la obra del Brocense (1574), llena de pedantería gratuita, Herrera trata de mostrar la importancia intelectual de la poesía española. Ante el corpus reciente de Boscán (1543) y de Lomas Cantoral (1578), rompe con la tradición panegírica y divinizante a favor del estudio estilístico. Resalta en su estudio: el soneto, la traslación, el arcaísmo, la elegía, el epíteto, las églogas bucólicas, los neologismos, la importancia de la expresión larga o breve… Su fuente más importante es Escalígero, aunque algunos críticos han dicho que lo plagiaba descaradamente.


*1580, Arte poética en romance castellano, de Miguel Sánchez de Lima. Explica las principales técnicas de composición en el metro castellano a través de un diálogo entre dos personajes. Utiliza un argumento de estirpe pagana para anunciar el origen divino de la poesía: “Est Deus in nobis agitante calescimus illo”. Palabras de Ovidio que se repetirán insaciablemente hasta principios del siglo XVIII.


*Sánchez de Lima utiliza un lugar común para defender a la poesía. Se tratan de dos hechos históricos que los poetas recordarán como elementos de honra y prestigio: Alejandro Magno utiliza una arca de oro para guardar La Ilíada y Augusto, en contra del testamento de Virgilio, no permite que la Eneida sea destruida en las llamas.


*En 1583 en el libro De los nombres de Cristo, Fray Luis de León insiste en la doctrina de la “gracia infusa”. Escribe: “La poesía corrompe porque sin duda la inspiró Dios en los ánimos de los hombres, para con el movimiento del espíritu de ella levantarlos al cielo, de donde ella procede; porque poesía no es sino una comunicación del aliento celestial y divino”.


*Para Sánchez de Viana los poetas son divinos, la poesía es síntesis de las demás ciencias y es la disciplina más antigua. Sánchez insiste en la diferencia entre criar, atributo de Dios, y hacer, función de los hombres. Todo ello en el prólogo a Las transformaciones de Ovidio: traducidas del verso latino, en tercetos y octavas rimas de 1589.


*Estamos en 1591 y Alonso de Valdés toma prestadas las palabras de Cicerón para explicar que la poesía acrecienta la honra, un valor caro a toda la sociedad española. Como es ciencia de ciencias, la poesía ha sido estimada por los reyes, como Felipe II, protector de las letras. Para él, Alejandro Magno lloró en la tumba de Aquiles y Escipión el Africano hace enterrar a Ennio en su tumba. Fuente: Prólogo en alabanza de la poesía, por Alonso de Valdés, secretario de Don Rodrigo de Mendoza, gentilhombre de la cámara de su majestad, en Diversas rimas de Vicente Espinel.


*La poesía tuvo principio en la naturaleza y tiene poder civilizador, insiste en este argumento Juan Díaz de Rengifo en Arte de poética española de 1592. Para él, Adán tuvo “arte poética infusa” al igual que su descendencia. Aunque la poesía es ciencia de ciencias, el poeta no está obligado a conocerlas todas porque puede consultar con los especialistas conforme sea necesario.


*En 1587 González de Bovadilla inaugura una tendencia poética que mira a la poesía desde el punto de vista jurídico: Bovadilla ejemplifica con ilustres jurisconsultos, como Justiniano, Cayo y Martiano. Pide que las leyes sean escritas en verso. En 1670 López de Cuellar encarnará el extremo más rudo y riguroso de esta vertiente.


*Entre 1591 y 1594 Gaspar de Aguilar dicta el Discurso en alabanza de la poesía, aplicándola al nacimiento donde explica el famoso dictum de Platón de poeta nascitur: Cristo es el verdadero hacedor y por ello le conviene ser llamado poeta. Para ello, también recuerda que la etimología griega de poeta es piitis: hacedor. El poeta nace, no se hace.


*Hacia finales del siglo XVI Lupercio Leonardo de Argensola emprende la defensa de la poesía: Platón tuvo que fingir ser poeta para imaginar su república ideal y Boecio tuvo la necesidad de poner versos en la boca de la filosofía para elevarla. Cristo, además, elaboró versos, himnos, antes de su Pasión.

2 reacciones:

Publicar un comentario

Aceptamos las críticas constructivas y destructivas, pero no aceptamos comentarios anónimos y normalmente los eliminamos. Con escribir su nombre al final de su nota basta. Que tenga un buen día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...