jueves, 3 de enero de 2008

Buenas y malas, películas 2007

Es lugar común el tono quejumbroso de niño encaprichado que la crítica de cine ha adquirido en nuestros tiempos. Hoy en día al dudoso séptimo arte se le pide que sea estético, que se preocupe por las formas; mientras que a la literatura cada vez más se le exige que entretenga, que se concentre en los contenidos. Tal inversión de valores ilustra una situación peculiar: se anhela que las películas cumplan la función de la música clásica o la ópera, es decir, que tengan la facultad de convertir en cultas a las masas consumidoras, mientras que éstas invierten poco tiempo y poca materia gris; mientras que la literatura cada vez debe hacernos ver efebos y cool, o convertirnos en una especie de intelectual in.

Pienso que el cometido primordial de las películas es entretener, y el error común es olvidar esta premisa en pro de esperar lo que una cinta de dos horas es incapaz de brindar, como si fuera un servicio de fast food, pero de valores heroicos-psicológicos, estéticos y morales. Las salas de cine no equivalen a la experiencia de leer los clásicos, ni a la consulta de un archivo histórico, ni a terapias de grupo para sentirnos bien. Al contrario de lo que muchos piensan, el cine entretiene sin la obligación de educar. Que si The Simpsons Movie contiene una ironía grado cero de la política norteamericana y la paranoia mundial está bien; pero la disfrutaría del mismo modo sin razonarla muchísimo para forzar su ontología.

Todo esta perorata para que no se extrañe el lector de mis breves opiniones acerca del cine comercial de 2007. Los aquí congregados tuvimos que soportar de todo: producciones malísimas, otras medianas y casi ninguna buena, además de que la avalancha de remakes y terceras partes nos inundó. En general, fue un año lerdo. Pero para nadie es un secreto que la industria de Hollywood se mueve más por el poderoso dinero que por el preciosismo de una escena bien logra o por la coherencia de un guión bien escrito. Para muestra Transformers, aunque admito que me sorprendieron bastante los efectos y me emocioné al ver de nuevo al viejo Optimus Prime. También ya hacía falta un villano estúpido y violento al estilo de los ochenta, como el dionisiaco Megatron. Con prodigiosos efectos especiales, un actor adecuado y gracioso, una actriz despampanante y peleas de robots gigantes… pedir que tenga coherencia es una sinrazón en sí misma.

En cambio, la adaptación de la novela gráfica de Frank Miller, 300, dirigida por el extraño Zack Snyder, sacudió al mundo con sus espartanos y la mística de la antigua Grecia barbárica. Me atrevería a decir, con algunas reservas, que es lo mejor de 2007, a pesar de aquellos absurdos que vieron en ella una representación racial negativa del Medio Oriente. Aún la aprecio por encima de la película de Clint Eastwood, Letters From Iwo Jima, aunque esta última con escenas precisas e impresionantes; su punto débil es que es lentísima, aunque admito que es más difícil mantener un ritmo acompasado que uno vertiginoso.

The Prestige, de Christopher Nolan, es otra película que me agradó, aunque me decepcionó el final bastante ruin. Nunca logró convencerme y sigo pensando que lo más interesante es, además del montaje, la tríada Hugh Jackman, Christian Bale y la diosa Scarlett Johansson. Por el mismo tono va Apocalypto, del siempre polémico Mel Gibson. Me atrevería a decir que estaría en el top 5 del año y que dentro de un par de décadas será el equivalente a Ben-Hur de la siguiente generación de cinéfilos. De este film ya hablé en otra oportunidad, así que me quedo con el recuerdo de la escena donde niña posesa les revela el sino sangriento.

Pero también lamenté ver la tercera entrega de Shrek, un film sobrevalorado que, ese sí, recicla sus propias estrategias narrativas; está muy por debajo de la primera versión y, por supuesto, de The Simpsons Movie. Me disculpo, no he visto la tan halaga Ratatouille, supuestamente brillante. Pero la más mala del año, desde el punto de vista comercial, me parece que es Pirates of the Caribbean: At World's End (obviando otras como The Number 23, Evan Almighty, Saw IV u Hostel II). Es un desastre argumental, muchísimos cabos sueltos e innecesariamente extensa y con uno de los peores finales cursis de la historia, incluso peor que el de la novela italiana Bucanero salvaje, de Gianluca Papini.

Mientras que Spiderman 3 y Fantastic Four: Rise of the Silver Surfer padecen la misma tragedia: muchos personajes y poco desarrollo. Venom y Galactus, dos supervillanos de elite disminuidos, reducidos a unos cuantos minutos de acción. Error imperdonable el hacer ver como un emoboy al simbiote entre el alien tóxico y Peter Parker; algo de lo más penoso. Se nota la falta del Pulitzer Michael Chabon, quien participó en el guión de Spiderman 2, para mí la mejor de la trilogía.

Y muy por debajo de sus antecesoras quedó el quinto film de Harry Potter; insignificante, daba igual verla o ignorarla; quizás la peor junto con la segunda parte. La de Azkaban me sigue pareciendo la mejor; sería genial que Alfonso Cuarón tuviera la oportunidad de dirigir la última de la saga. Mención especial merece la alucinante película coreana The Host, de Bong Joon-Ho; la adecuada adaptación alemana de la novela de Patrick Suskind, Das Parfum: Die Geschichte eines Mörders; la bien llevada cinta de terror [Rec], que siempre mantiene la tensión; la cínica y ácida Borat: Cultural Learnings of America for Make Benefit Glorious Nation of Kazakhstan; y 28 Weeks Later, muy recomendable, a pesar de la mala 28 Days Later, de Danny Boyle.

Sí, está bien, reconozco que no mencioné alguna que otra, pero traté de centrarme en las más comerciales. También omití aquellas que no he tenido la oportunidad de ver, como Zodiac, The Golden Compass, Stardust, American Gangster, Hot Fuzz, Eastern Promises, Planet Terror, Lust, Caution y un largo etcétera. Pronto podremos confirmar el contundente fracaso de la imaginación norteamericana cuando nos lleguen Cloverfield, Hellboy 2: The Golden Army, Dragon Ball Z, I’m Legend y otros bodrios varios. Esperemos que mi opinión sea equivocada. Se aceptan apuestas.

6 reacciones:

Publicar un comentario

Aceptamos las críticas constructivas y destructivas, pero no aceptamos comentarios anónimos y normalmente los eliminamos. Con escribir su nombre al final de su nota basta. Que tenga un buen día.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...